jueves, 4 de junio de 2009

JOAQUÍN SIGÜENZA Y CHAVARRIETA


No hace mucho incluí, como dato de especial interés en una de las primeras páginas de este blog, algunos datos acerca de la personalidad y la obra de un importante pintor conquense del siglo XVII, Juan Bautista del Mazo, yerno de Diego Velázquez, personaje muy poco conocido, incluso para los propios conquenses; pero que el sólo hecho de haber nacido en la capital de provincia, nos obliga a que se le considere como lo que fue y se le de la importancia que merece su pintura con el pasar de los siglos.
Hoy, coincidiendo con el 184 aniversario de su nacimiento, me parece oportuno presentar a los lectores otra figura no menos importante que Del Mazo, y por desgracia tan injustamente olvidado como aquel. Se trata de Joaquín Sigüenza y Chavarrieta, nacido en el pueblo de El Peral, Manchuela Conquense, el día 5 de junio de 1825; alumno distinguido de la Real Academia de San Fernando de Madrid, y de la Escuela Imperial de París, donde completó su formación artística junto a otros jóvenes españoles, antes de dedicarse de lleno a la pintura.
Son famosos sus bodegones de naturaleza muerta, y sus escenas militares de las campañas españolas en la Guerra de África. Pintor de cámara de la reina Isabel II, condecorado infinidad de veces en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes a las que se solía presentar, generalmente con cuidados bodegones de caza. En el año 1872 fue nombrado conservador del Real Monasterio del Escorial y profesor de dibujo de su Instituto.
De la producción artística de este pintor es justo destacar algunas de sus grades obras en las que se recogen lugares, y momentos solemnes de la vida española de su tiempo, tales como “Interior de la Sacristía de la Real Basílica del Escorial”, “Interior de la biblioteca del Monasterio del Escorial”, y “Reunión del Gran Capítulo de las órdenes Militares para investir al rey don Alfonso XII, como Gran Maestre”, que se encuentra en Madrid, (Palacio del Senado).
Joaquín Sigüenza y Chavarrieta fue distinguido, además, a lo largo de su carrera, con las órdenes del Cristo de Portugal, y con la cruz de caballero de Carlos III.
A la edad de setenta y siete años falleció en Madrid el 7 de julio de 1902, dejando para la posteridad una obra grandiosa.


(La fotografía es una reproducción de la última de las obras citadas, “Reunión del Gran Capítulo de las Órdenes Militares”. Si se pincha sobre ella podrá contemplarse con mayor detalle, creo que merece la pena)

3 comentarios:

Angeles dijo...

Muchas gracias por dar a conocer la figura de este magnífico pintor. Yo soy su biznieta, que estimo mucho la provincia de Cuenca, donde he restaurado mucho en sus Iglesias.Ángeles Comba

Eduardo Silvino dijo...

Interesante. Hace dos días estuve en su pueblo natal, El Peral, y al ver varias láminas de sus cuadros y buscarlo en google, me enterado de que era de allí.

Eduardo Silvino dijo...

Interesante. Hace dos días estuve en su pueblo natal, El Peral, y al ver varias láminas de sus cuadros y buscarlo en google, me enterado de que era de allí.